Cristales

Los cristales son seres vivos…ellos nacen de la tierra, crecen y se reproducen, cumplen con su función y mueren quebrándose o estallando. Tienen propiedades, energías que trabajan e influyen sobre tu cuerpo, mente y espíritu, de diferentes maneras.
Cuando adquirimos un cristal, ellos inmediatamente comienzan a cumplir con su función vibratoria y si no los cuidamos, como es debido, su duración será corta y de escaso aprovechamiento. Existen muchas formas y recomendaciones a la hora de limpiar los cristales. Te aconsejamos sahumarlos con alguna resina de limpieza o simplemente un sahumerio. Este método de limpieza es el mejor para cuidar tus cristales y en el caso de los dijes evitar que se dañe su engarce (como puede suceder si utilizas agua). Terminada la limpieza, las piedras quedan “neutras” y se las debe cargar para activar su vibración. Esto puede hacerse con la luz del Sol o la Luna, sonidos sagrados, cepillado con plumas en rituales o bien símbolos y/o energía de algún sistema energético (Reiki, Tameana, etc.). Y el último paso sería la programación. Con ella le daremos la intención al cristal y éste nos devolverá su energía.

Últimos productos